Conservación correcta del aceite de oliva

El aceite de oliva, al igual que cualquier otro zumo de frutas, evoluciona con el tiempo y, para preservar su calidad, conviene tomar algunas sencillas precauciones, como guardarlo en lugares secos alejados del calor. Resulta especialmente importante evitar una exposición prolongada a  la luz y el aire, dos factores que provocan su oxidación y consiguiente enranciamiento.

Además, en el aceite de oliva virgen extra y virgen pueden aparecer con el tiempo algunos depósitos sólidos de color oscuro. Estos depósitos tienen su origen en sus propios componentes orgánicos del zumo de aceituna sometidos, decantados por  gravedad con el paso del tiempo de forma natural. También, si cualquiera de los aceites de oliva se ve sometido a bajas temperaturas pueden llegar a formarse cristales sólidos, otro fenómeno que tampoco altera su  calidad y que desaparece una vez que el aceite recupera una temperatura de conservación más elevada.

Extraído de: Revista Origen Nº60.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s