Las mandarinas y el buen tipo.

La mandarina inicia su batalla, con su nuevo producto, la nobiletina, descubierta por investigadores de la Universidad de Ontario, es una  sustancia que llevan las mandarinas que previene la obesidad y a la vez  protege  frente a la diabetes tipo 2 incluso la aterosclerosis, la enfermedad subyacente responsable de la mayoría de ataque cardiacos  e ictus.

 Los autores que publican su hallazgo en la revista DIABETES, estudiaron los efecos de una flavonoide que se encuentra en las mandainas denominado nobiletina. Los autores alimentaron a ratones de un modelo  de síndrome  metabólico con una dieta alta en grasas y azúcares simples, Un  grupo se volvió obeso y mostró  todos los síntomas asociados al síndrome metabólico con una dieta alta en grasa y azúcares: colesterol y triglicéridos elevados, noveles elevados de insulina y glucosa en sangre e hígado graso. Estas anomalías metabólicas aumentan en gran medida el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes tipo  2.

    El segundo grupo de ratones, alimentado con la misma dieta pero a la que  se añadió  nobiletina, no experimentaron aumento en los niveles  de colesterol, triglicéridos, insulina o glucosa y ganaron peso de forma normal. Los ratones se volvieron mucho más  sensibles a los efectos de la insulina. La nobiletina previno la acumulación de grasa en el hígado al estimular la expresión de genes que participan en el gasto del exceso de grasa y en la inhibición de los genes responsables de la producción de grasa.

 Según Murray Huff, responsable del estudio “los ratones tratados con nobiletina estaban protegidos frente a la obesidad y en los estudios a largo plazo, la  nobiletina también protegió a estos animales de la aterosclerosis, la acumulación de placa en las arterias, que puede conducir a un ataque cardiaco o ictus”

   Y sin duda que la mandarina con la nobiletina estará mucho mejor, porque podrá hacer de un gordo un fino caballero y lo mismo en su sexo de una señora elegane mujer de esa que gusta mirar. Estamos ante la ayuda del campo a unas personas más elegantes por sí mismo. Esperemos que al darse cuenta  de ello, todos busquen llevar a casa mandarinas que no dan pie gordo ni gordas.

Artículo extraído de la revista Agrícola  Vergel nº 346- abril de 2011. [consultable en la hemeroteca de la Consejería de Agricultura y Pesca]

Fuente del estudio: http://diabetes.diabetesjournals.org/content/early/2011/04/04/db10-0589.abstract?sid=2fba5a6d-9a6f-4c1e-96c6-d3700627ff0c

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s