Publicación en camino: Rerum rusticarum libri III

Con esta entrada, queremos iniciar una conjunto de noticias relacionadas con las publicaciones con las que se está trabajando en el “horno” del Servicio de Publicaciones y Divulgación de la Consejería de Agricultura y Pesca. En ella iremos ofreciendo una información previa de las publicaciones que están aún en fase de edición. Hablaremos de la temática, los autores y el objeto de la publicación en general.

No obstante, también advertimos que los elementos del propio libro están sometidos a muchas correcciones y revisiones, en fase de edición, por lo que la información que aquí se recoja no tiene que ser necesariamente lo que acabe siendo publicado en la monografía. Esta entrada no es un resumen del contenido de la obra sino una discusión sobre la misma.

El área de publicaciones del Servicio de Publicaciones y Divulgación está preparando la próxima publicación que estará encuadrada en la serie especial “El arado y la red”, que aglutina a obras no convencionales y menos técnicas sobre las áreas de agricultura, ganadería y pesca.

La obra en cuestión es la traducción al español de Rerum rusticarum libri III de Marco Terencio Varrón.

Friso romano con la imagen de una escena de ordeñado

Marco Terencio Varrón (Marcus Terentius Varro) vivió en la Roma anterior a Jesucristo. Era natural de Reate, en tierra sabina, en el año 116 A.C, y vivió hasta el año 27 del siglo siguiente. Era hombre múltiple y cuesta definir su actividad principal, soliendo citársele como escritor, filólogo y polígrafo. Fue famoso por sus hazañas militares, llegando a ser nada menos que el lugarteniente de Pompeyo, siendo condecorado por su valor durante la lucha que éste emprendiera contra los piratas.

Aunque escogió el bando equivocado y luchó por Pompeyo en Lusitania, Cayo Julio César, le otorgó el perdón como a muchos y le encargó la dirección de las bibliotecas públicas. Pero, ¡ay!, los tiempos eran difíciles y el poder iba de mano en mano: César fue asesinado al poco tiempo, Varrón perdió el cargo, sus bienes fueron confiscados por Marco Antonio, quien de paso quemó su biblioteca, pues es sabido que las armas odian a los libros, y lo condenó a muerte.

Sin embargo, debe haber sido hombre muy notable –era amigo de Cicerón y Plutarco decía de él que era el mayor lector de su época– pues pronto ganó el favor de Octavio, quien le dio una jugosa indemnización y lo volvió a sus bibliotecas. Entonces tuvo tiempo para escribir sobre filosofía, agricultura y varios temas más; sumando poesía y teatro, se llega a unas 600. Poco se conserva de tamaña obra, apenas 74 y en su mayor parte fragmentos, pero ahí está lo más valioso para la infectología y la sanidad vegetal: Rerum rusticarum o “Los tres libros de agricultura”, y el trozo sobreviviente de Disciplinarum libri IX.

En el primero de sus libros de agricultura hace referencia a las causas del paludismo, que ya era endémico en Roma y en toda Italia. Varrón recomienda la mejor ubicación para una casa de campo, al pie de una colina arbolada, con amplios pastizales, de manera de exponerla a los vientos más favorables que soplen en la región. Y, más adelante, hace una advertencia que remece toda la historia de la microbiología: también deben tomarse precauciones en la vecindad de los pantanos, tanto por las razones dadas como porque allí crecen ciertos animales, tan diminutos que no se pueden seguir con los ojos y flotan en el aire y entran al cuerpo por la boca y la nariz causando graves enfermedades.

En sus escritos cita por primera vez la mortadela, que proviene de la voz latina mortatum o myrtatum, términos referentes a un tipo de salchicha aderezada con bayas de mirto o arándanos. Existen discusiones sobre si Varrón inventó además la mortadela, aunque lo innegable es que fue el primero (en los textos que conserva la humanidad) en acuñar el término.

Las obras de Rerum rusticarum libri III (Tópicos de Agricultura en tres libros) las creó dirigidas a su esposa Fundania donde hablaba del arte del agricultor, las manadas y la economía rural en la época de la Roma tardorrepublicana.

Para todos los amantes de la producción literaria latina del siglo I ante de Cristo, nos resulta una grata noticia (yo fui el primer sorprendido) que el Servicio de Publicaciones y Divulgación de la Consejería de Agricultura y Pesca, a través de José Ignacio Cubero Salmerón, tradujera esta obra que puede ser considerara una de las más veteranas obras sobre agricultura.

Uno de los problemas que encuentran los aficionados a este tipo de obras es la imposibilidad de acceder a ellas (aún estando exentas de propiedad intelectual) puesto que están en latín clásico, que las traducciones escasean o que las obras que fueron publicadas se encuentran, muchas, descatalogadas. Que un organismo público edite una obra clásica prácticamente casi inaccesible (no se encuentra en ninguna biblioteca pública de Andalucía), con la traducción del nivel de José Ignacio Cubero Salmerón, es para realmente alegrarnos, independientemente de que nos guste o no este tipo de temática.

Y si además tenemos en cuenta que esa obra acabará estando el línea a texto completo de manera gratuita para aquellos que no puedan acceder a la obra impresa, creo que no es menos como para aplaudir la labor y el acierto del Servicio de Publicaciones y Divulgación y del Doctor Jose Ignacio Cubero.

No por la temática, no por el autor, no porque nos guste más o menos sino por facilitarnos el acceso libre a una obra que hasta ahora no había modo de conseguirla en español. El mejor esfuerzo ha sido para con el acceso libre y gratuito a la lectura, que nos beneficia a todos.

Ficha bibliográfica del libro:

Varrón, Marco Terencio
Rerum rusticarum : libri III / Marco Terencio Varrón ; [traducción y comentarios de José Ignacio Cubero Salmerón]. — Sevilla : Consejería de Agricultura y Pesca, 2010. — 294 p. : mapas, il. ; 24 cm. — (El arado y la red)
ISBN 978-84-8474-283-8
Datos del trad. tomado de la port.
Agricultura – Libros anteriores a 1800
Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca
El arado y la red (Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca)
630

Bibliografía usada para esta entrada:

  • ¿Hubo infectólogos en la Antigua Roma? / Walter Ledermann D. En la revista Rev Chil Infect 2010; 27 (2): 165-169.
Anuncios

Un comentario en “Publicación en camino: Rerum rusticarum libri III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s